El Salón Náutico navega con el espíritu de la Copa América de Vela en su 61 edición

El Port de Barcelona ha empezado a teñirse de los colores de los seis equipos que disputarán el trofeo más antiguo del mundo un año antes de que se celebre la Copa América de Vela, competición deportiva que despierta cada vez más el interés de los barceloneses. Gran parte de ese reconocimiento y de la afición por los deportes del mar se debe a la celebración anual del Salón Náutico Internacional de Barcelona, que este año llegará a toda vela del 11 al 15 de octubre en el Port Vell en una 61ª edición marcada por esta emblemática competición mundial.

Con 160 embarcaciones en agua y un total de 240 expositores, el Salón Náutico –organizado por Fira de Barcelona en colaboración con la Asociación Nacional de Empresas Náuticas (ANEN)– vuelve a los muelles de la Fusta, España y Marina Port Vell con el fin de acercar la náutica a la ciudadanía. En esta edición, los organizadores se han visto obligados a jugar al tetris para poder dar respuesta a todas las peticiones de espacios y mantener la presencia de marcas líderes y embarcaciones. La jugada les ha salido mejor que nunca, y es que en la otra mitad del recinto están ni más ni menos que las bases náuticas de los seis equipos que participarán en la 37ª Copa América y que desde este verano entrenan en aguas barcelonesas. El principal certamen náutico de España cuenta con el viento a favor y mucha expectación gracias a la cuenta atrás de la Copa América de Vela en 2024.

«Nunca hubiera pensado que la Copa América se iba a dar aquí en Barcelona, de la misma forma que a nadie se le ocurrieron los Juegos Olímpicos del 1992», destaca el presidente del salón, Luis Conde. Es por eso que el certamen se ha encargado de hacer del evento deportivo uno de los grandes atractivos con la America’s Cup Experience: una exposición inmersiva donde, a través de grandes pantallas, maquetas, fotografías y la reproducción del trofeo, se da a conocer la singladura de la mayor competición de vela del mundo, la tercera en seguimiento de audiencia tras los Juegos Olímpicos y la Copa del Mundo de Fútbol. En este centro de divulgación oficial, los visitantes podrán vivir en primera persona qué se siente al navegar un velero de la Copa América y compartir la pasión por la navegación y el mar gracias al simulador AC75. Una experiencia que, según Xavier Andrades, representante de la America’s Cup Experience, hará accesible a toda la ciudadanía esta competición mayoritariamente desconocida, generará una base de aficionados a la náutica y probablemente protagonice «el mejor Salón Náutico realizado hasta ahora».

Tras el boom pandémico que supuso posicionar a la náutica como una actividad segura de ocio y turismo familiar, y con la crisis de abastecimiento naval ya solventada, el sector náutico se encuentra ahora en fase de estabilización, con porcentajes que crecen muy tímidamente y que vuelven a los niveles de 2019. De enero a agosto se registraron en España un total de 5.191 matriculaciones, lo que supone un incremento interanual del 5,4%. En este contexto, continuar popularizando la náutica a través de eventos de referencia como el Salón Náutico, que expone tanto embarcaciones como accesorios y complementos de la náutica recreativa, resulta clave para impulsar las ventas.


El evento contará con 160 embarcaciones en agua y 240 expositores


ABC

«La náutica de iniciación es muy importante para el sector; una tabla de paddle surf o los accesorios también forman parte de la náutica de recreo», señala el director general de la ANEN, Jordi Carrasco. De hecho, con un crecimiento del 13,6%, las ventas de embarcaciones de menos de 6 metros de eslora, fundamentalmente motos de agua y embarcaciones náuticas plegables, son las principales responsables de los resultados positivos de lo que va de año. El salón flotante continúa insistiendo en la necesidad de acercar la náutica a nuevas audiencias mediante las últimas innovaciones, tendencias y nuevos contenidos. «Este año hemos trabajado en un mensaje más dirigido a regenerar el público», afirma Josep Antoni Llopart, el director del certamen.

Durante cinco días, desde las 10 y hasta las 19 horas, esta cita anual reunirá a firmas líderes, como Aquila, Astondoa, Bali Catamarans, Bavaria, Beneteau, Blue Game, Candela, entre muchas otras, y mostrará los últimos modelos de embarcaciones que apuestan cada vez más por la calidad, la innovación y la sostenibilidad. Como espóiler para ir alzando las velas, el Salón Náutico ya ha confirmado la exposición de 20 catamaranes, ocho veleros candidatos a Barco Europeo del Año, dos barcos totalmente eléctricos, una embarcación para salir a pescar o bucear que se puede transportar en coche y diversas motos acuáticas sumergibles.