Pablo de Rojas Sánchez-Franco, el obispo excomulgado detrás de las monjas de Belorado | Compañía

Pablo de Rojas, en una imagen publicada en la web de Pía Unión.Pía Unión

El ilustre y autoproclamado reverendo médico don Pablo de Rojas Sánchez-Franco, frente a la congregación de la Pía Unión Sancti Pauli Apostoli, fue excomulgado por los líderes de la Iglesia católica en 2019. En los últimos años ha visto su luz: su figura explica el encierro de 16 monjas en el monasterio de Belorado (Burgos). Detrás, los intereses inmobiliarios de lo que la Iglesia entiende como secta. Están involucrados en redes sociales que son buenas, que están en el origen del “aquí” y que “se explican solas”. Tehagoluz, su atractivo en Instagramaunque poco clarecen.

“Dudo mucho que Pablo de Rojas sea gran duque imperial con 5 grandes princesas de España, como vino esto”. Un barrio de Linares, que prefiere permanecer en el anonimato, expresa este modo de sorpresa que ha generado en esta población las promesas del obispo excomulgado, que reside desde hace muchos años en este municipio jienense.

Aunque nació en la Sierra de Cazorla, Pablo de Rojas es escuchado por muchos niños en Linares con su familia. Sus abuelos Pablo Rojas y Teresa López reinan una alegría. Según la biografía que lo financió, su abuelo fue nombrado gobernador civil de Jaén y líder provincial del Movimiento Franco, y presidió la Cámara Comercial de Linares. Y su padre, Andrés de Rojas, estudió para el viaje a Minas, pero nunca practicó. Trabajó como distribuidor de cilindros de oxígeno hasta ganar un premio de la Lotería Nacional y consolidarse como constructor. Otros barrios conocieron a la tía abuela de De Rojas, doña Angelita, quien era maestra en la SAFA de Linares.

Tanto De Rojas como su hombre de confianza, el cura Francisco Ceacero, custodia a su amigo desde que conoció a los pequeños en Linares. Pablo de Rojas se convirtió en un joven que se unió a la iglesia del Sagrado Corazón, donde se reunió con Ceacero.

la cuenta de x @PiaU_S_Pauli_Ap prueba de que la profesión es verdaderamente católica. El último mensaje es del 19 de marzo, orando en San José. Muchos de sus mensajes incluyen un certificado virtual: un número de cuenta bancaria e instrucciones para indicar el pago «mediante cheques o transferencias bancarias», avisando del proyecto que «en España se puede grabar con la declaración de anualidad» y un mailing para sus adláteres: «Católicos no marque en la declaración de alquiler con un 2002″. Elegir a la iglesia “supuestamente católica” implica destinar el dinero “a la iglesia conciliar o a la secta del conciliábulo”.

Esta petición de recaudación de fondos se encuentra, por ejemplo, con una foto del susodicho en su correo desde Bilbao, celebrada con la mayor solemnidad religiosa. Detrás, una nutritiva biblioteca y el estandarte de España con la aguja imperial. Pablo de Rojas Sánchez-Franco es el mayor franquista de Sánchez, al que califica de dictador como «firma y vencedor general que levanta en España la postración más humillante por la salida de la Segunda República y la Guerra Civil, provocada por el PSOE y los comunistas». Fiesta. “¡Arriba España!”, proclama.

El investigador de la Red Iberoamericana del Estudio de las Sectas Luis Santamaría aprecia los rasgos comunes entre estos “aparentemente frikis, nostálgicos, tradicionalistas y ultraconservadores”. De Rojas quiere “relacionarse, vestirse y ganarse el respeto de los ministros de la Iglesia”, astuto para “comprometerse, jugar con la confusión y la usurpación” para localizar a los estafadores del reformador papal de Francisco. «Reniegan de lo posterior al demoníaco El Concilio Vaticano II, que marcó para él el inicio de la autodestrucción de la Iglesia. Comparten theorías conspiranoicas”, argumentó Santamaría, quien critica la “ostentación y el carnaval” de De Rojas: “Su participación en desfiles ataviado al modo del siglo XIX dice mucho de alguien a quien gusta disfrazarse con personalidad megalómana”. El clima religioso y antivacunas fue confirmado por los militares el 12 de octubre en Bilbao. La sede de la Pía Unión está situada en la Gran Vía Bilbaína, pero reside en otra zona elitista. Lo único que podrás hacer es recoger tus pintas y participar en desfiles de trajes de época, además de tocar en Ceacero.

En 2012 ganó el campeonato al mejor gin tonic original de Donosti, y en 2015 la fama de Ceacero se extendió por todo el País Vasco tras elaborar el mejor Vermut Cinzano de Bilbao Centro. Si bien pretendía poder acercarse a su faceta sacerdotal simultáneamente con el negocio hotelero, Ceacero admitió que “venía con cosas”.

“No hemos hecho nada malo. “Los monjes están plenos, radiantes y satisfechos de tener que tomar la decisión de abandonar la Iglesia Católica y ser acreditados por don Pablo de Rojas”, dijo Ceacero al periódico digital Linares. El nuevo observador. Además, consideren que están destrozando las cosas de quicio y se están dando pelos entre ellos. “Somos muy pacíficos. Somos dos andaluces que tenemos nuestras familias en Linares y una forma de entender la celebración que no se puede ocultar con el Vaticano”, declaró a este medio local.

Ceacero, quien no puede ser localizado en este diario, indicó que De Rojas “tenía madera de líder desde muy joven”. una foto de El Correo se presenta en su lujosa casa, atiende un chambelán y un servicio. El exobispo, destaca Santamaría, combina otro axioma de las sectas: cargar contra su competencia. En el rojo social

Santamaría dice sobre el personaje: “Llevaba años sin saber de él, todo es farsa, sospecho que estaba ocupado con el embaucamiento”. Un supuesto “primo hermano” fue nombrado también en X que el exobispo se construyó como Pablo de Rojas Sánchez, por unos segundos; Franco lanzó el segundo llamamiento de su abuela: “Vergüenza debería de darle”.

Las monjas involucradas recibieron el entendimiento de la Conferencia Episcopal, que se aplica directamente al exobispo. Este fue excomulgado en 2019 por el “crimen de cismo” que pasaría a ser oscurecido por Ngô Dình Thuc, volviendo “contumazmente” al centro del mismo cismático Monseñor Williamson, otro excomulgado. Además, también había celebrado irregularmente “diversos sacramentos”. Así, el obispo de Bilbao y hoy de Burgos, Mario Iceta, no participó en sus actividades en las actividades de los expulsados. Las Hermanas Pobres de Santa Clara, en contacto con el archidiócesis de Burgos, rechazaron comprar un convento en Orduña (Bizkaia) por 1,2 millones de euros, insistiendo en que De Rojas no estaba con ellas. Este, a su vez, fue entrevistado por Telecinco dentro, quien ratificó su testículo contra el “obviamente aquí” papá Francisco.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_