Un fallecido y seis hospitalizados por legionela en Cáceres | Sociedad

Un hombre ha muerto y otras seis personas permanecen hospitalizadas, dos de ellas en la UCI, por legionela en la ciudad de Cáceres, en cuyas fuentes se está analizando el agua para determinar el origen de la presencia de la bacteria. Además del fallecido, de 86 años, hay cinco hombres y una mujer que se encuentran ingresados en el Hospital San Pedro de Alcántara de la capital cacereña, según han informado Fuentes del Servicio Extremeño de Salud (SES). Cuatro pacientes están ingresados en planta —una mujer de 85 años y tres hombres de 76, 71 y 55 años—, mientras que la Unidad de Cuidados Intensivos hay dos hombres de 65 años cada uno.

Según informa la Junta de Extremadura a EL PAÍS, la dirección de Salud de Cáceres, junto con la dirección general de Salud Pública del SES, están trabajando de forma coordinada y han iniciado la correspondiente investigación epidemiológica con respecto a estos casos de infección por legionela. Una situación que llega después de que el Ayuntamiento de Cáceres decidiese cerrar hace unos días ocho fuentes de la ciudad, cuando la empresa concesionaria del agua, Canal de Isabel II, detectó legionela en los estudios preventivos que se llevaron a cabo en estas instalaciones. Desde el consistorio, en un principio dijeron que no había casos registrados, algo que ha cambiado este martes.

Varias fuentes y tomas de riego y abastecimiento de la ciudad de Cáceres han sido clausuradas tras el fallecimiento de un hombre por legionela, este lunes en Cáceres.
Vicento Roso (EFE)

El alcalde de la ciudad, Rafael Mateos, ha informado de que siguen trabajando con los servicios municipales en el análisis de las fuentes públicas. No solo se está trabajando en estas instalaciones, sino también en las ornamentales y en el servicio de riego. Además, se han desinfectado por parte de los servicios municipales y la empresa concesionaria alguna de las fuentes que habían dado positivo. Según explican, se ha hecho un tratamiento de choque, se han vuelto a analizar para ver si han quedado libres al 100% y si no volverlas a tratar.

Mateos ha recordado que “es muy improbable contagiarse de legionela por ingerir agua”, ya que el contagio se produce por vías aéreas y los problemas suelen estar en los aerosoles y, por lo tanto, es donde habrá que incrementar los controles. Además, ha destacado los “controles preventivos” que se han puesto en marcha en el Ayuntamiento de Cáceres, “lo que nos lleva a ir un paso por delante”, ha dicho, porque se trabaja ya desde la semana pasada, “cuando aún no había ningún caso”.

“Estamos hablando que a día de hoy pueda haber alguno. Estamos trabajando en la prevención desde la semana pasada y eso lógicamente nos facilita mucho más a la hora de llevar a cabo esos trabajos de prevención y de control de la enfermedad en nuestra ciudad. Por lo tanto, un mensaje de tranquilidad porque tanto los servicios municipales como el Servicio Extremeño de Salud están muy encima y estamos trabajando”, ha concluido.

En el verano de 2022 hubo cinco muertos en un grave brote de legionela en la ciudad de Cáceres. Esta se trata una bacteria que se puede encontrar de forma natural en lagos, ríos o estanques y crece fundamentalmente en verano. Su desarrollo se ve favorecido por el estancamiento del agua y temperaturas de entre 30 y 45 grados.