Baleares busca mdicos: pagar hasta 20.000 euros extra al ao por plazas vacantes crnicas

Actualizado

El Govern de Prohens pone en marcha un plan de choque ante la falta de sanitarios. Pacientes oncolgicos llevan meses criticando la escasez de doctores

La presidenta balear, Margalida Prohens, en un acto de su partido.

El principal sindicato mdico de las Islas Baleares cifra en 800 mdicos el dficit de profesionales sanitarios pblicos en el archipilago balear.

Es una situacin agravada especialmente en las islas de Ibiza y Formentera, donde en los ltimos meses se han producido manifestaciones y movilizaciones de pacientes que denuncian la falta de sanitarios, un problema acentuado de forma dramtica en los servicios de oncologa.

En hospitales donde debera haber cinco onclogos, apenas hay uno fijo y deben cubrirse las plazas con servicios temporales o itinerancias de doctores llegados de otros centros.

Ante esta situacin, enquistada desde hace tiempo y causada principalmente por la coyuntura econmica, el alto coste de la vivienda y otros peajes econmicos de la insularidad, el gobierno autonmico que preside Margalida Prohens (PP) ha decidido actuar aprobando un plan de choque articulado a travs de un decreto de medidas urgentes.

El plan tiene varios pilares. Pero destacan dos. El primero, anunciado el lunes, de carcter ms simblico, pasa por eliminar el requisito de exigencia de un ttulo de cataln para trabajar como sanitario en la Comunidad Autnoma balear. Una medida que fue impuesta por el anterior gobierno del PSOE en 2016 que el gobierno actual suprime para «eliminar barreras disuasorias» y atraer mdicos a las Islas y fidelizar su permanencia. El ttulo de cataln no ser obligatorio, no ser requisito sino un mrito, y se impartirn cursos voluntarios de cataln a los sanitarios que ejerzan en las Islas.

El segundo de los pilares afecta directamente al bolsillo y pasa por incrementar las remuneraciones que perciben los mdicos, aumentando exponencialmente el complemento de destino en funcin de la plaza que ocupen. El Govern est dispuesto a ofrecer grandes gratificaciones para atraer mdicos a la regin insular.

En consecuencia, se podrn llegar a pagar hasta 20.000 euros anuales extra a aquellos mdicos que ocupen plazas determinadas en zonas catalogadas como «de muy difcil cobertura». Una categora nueva que el Ejecutivo autonmico deber ir detallando en los prximos meses y que completar la clasificacin ya existente, que contempla zonas «de difcil cobertura», eminentemente ubicadas en las islas de Ibiza, Formentera y Menorca, donde los problemas de falta de doctores son ms acuciantes. Esas zonas podrn igualmente ser identificadas en Mallorca.

Los complementos actualmente oscilan entre los 250 y los 6.000 euros. El Govern consolidar esos pluses pero se compromete a multiplicarlos hasta en un 300% en las nuevas zonas que sean consideradas como de muy difcil cobertura.

Sern reas muy concretas de la sanidad pblica y puestos hospitalarios muy especficos, que sern desgranados de forma individual y con la previa elaboracin de informes que justifiquen esas gratificaciones extraordinarias. No ser, por tanto, una remuneracin general, sino un incremento concreto para aquellas plazas con un dficit crnico, segn han explicado desde la propia Consejera balear de Sanidad que lidera Manuela Garca.

Reacciones

En los casos ms extremos, un profesional de la enfermera podra percibir un plus de hasta 15.000 euros anuales por trabajar en una de esas zonas con mayor dficit crnico de plazas, mientras que un mdico podra ingresar hasta 20.000 euros ms cada ao al margen de su salario.

Actualmente hay 1.933 plazas calificadas como de difcil cobertura en Menorca, Ibiza y Formentera. En Menorca se ubican 720 de esas plazas, donde los pluses llegan en la actualidad hasta los 6.000 euros anuales.

El Govern ha defendido esta vertiente econmica de su plan de choque como su principal apuesta para acabar con un problema que lleva aos provocando protestas y denuncias de pacientes y entidades del sector sanitario.

El principal sindicato mdico de las Baleares, Simebal, ha calificado como «positivas» estas medidas. En declaraciones a EL MUNDO, su presidente, Miguel Lzaro, considera que «son importantes y son las primeras que deban adoptarse». «El camino que han emprendido es bueno, han trabajado con rapidez y ponen en marcha dos medidas que pueden ayudar a que las Baleares capten y fidelicen los mdicos que ahora nos faltan».

Desde los partidos de la oposicin se han vertido en cambio crticas contra la medida de eliminar el requisito del cataln, una accin de gobierno pactada con Vox por el PP, aunque ambos partidos la llevaban en sus respectivos programas.

Adems de la denuncia de que se «recortan derechos para los catalanoparlantes», expresadas desde los grupos nacionalistas, el PSOE ha atacado al Govern diciendo que «quiere dar solucin a problemas que no existen». Eso a pesar de los testimonios publicados de mdicos que denunciaban la imposicin de ese requisito.