El mercado duda de que la ‘Fed’ suba tipos este ao

Actualizado

El mercado de futuros apenas da hoy un 50% de probabilidades a que la ‘Fed’ suba tipos este ao; anteayer, el porcentaje era del 75%

Joe Biden, Presidente de Estados UnidosSusan WalshAP

Una batera de datos publicados hoy, mircoles, han generado la impresin de que la economa estadounidense est frenndose, para satisfaccin tanto de la Reserva Federal como de la Bolsa. De hecho, el mercado de futuros apenas da hoy un 50% de probabilidades a que la ‘Fed‘ suba tipos este ao; anteayer, el porcentaje era del 75%.

Ese cambio de expectativas puede ser interpretado como una seal de la facilidad con la que el mercado cambia de opinin – y, por tanto, de su escaso valor predictivo – o de la confusin en la que se mueven los observadores de la economa estadounidenses, y que es igualada por la de los responsables de su gestin. A fin de cuentas, como dijo la semana pasada en Jackson Hole el propio presidente de la Reserva Federal, Jay Powell, para decidir la poltica monetaria, «estamos navegando guiados por las estrellas bajo un cielo nublado».

Sea como sea, las posibilidades de una subida de los tipos en septiembre parecen nulas, con lo que toda la intriga queda para noviembre. Entretanto, el ndice S&P 500 de las grandes empresas ha llago al nivel 4.500, mientras que la deuda mostr signos de debilidad y el euro se reforz frente al dlar debido a que la inflacin en Alemania y Espaa ha sido mayor de lo esperado y, por tanto, es ms probable que el Banco Central Europeo tenga que endurecer su poltica monetaria, justo al contrario que la Reserva Federal.

El dado ms relevante ha sido la revisin del PIB del segundo trimestre, que ha pasado de crecer un 2,4% en tasa intertrimestral anualizada al 2,1%. El descenso parece marcar una desaceleracin de la economa, que es justo lo que la Resera Federal quiere. El problema es que no es suficiente para el banco central, que insiste en que el PIB tiene que caer por debajo de lo que estima que es su crecimiento a largo plazo, que est en el 1,8%.

Pese a las subidas de tipos de inters, el PIB se mantiene tercamente por encima de ese nivel desde hace cinco trimestres, y los datos «de alta frecuencia» – es decir, los que dan informacin casi inmediata de cmo la economa est evolucionando en el momento actual – sugieren que tambin en este trimestre el crecimiento va a exceder el objetivo del banco central.

Adems, el componente que ms ha tirado a la baja ha sido los inventarios – lo que en el fondo augura que es probable que las empresas tengan que aumentar la produccin en el futuro para abastecer la demanda -, seguido por la inversin no residencial. La inversin residencial – es decir, la vivienda – ha sido revisada al alza, algo significativo porque en el momento actual se es el principal motor de la economa estadounidense. El gasto de las Administraciones Pblicas – federal, estatales y locales – tambin empuj a la economa, lo que confina que es la poltica fiscal, que acta en la direccin opuesta a la monetaria., lo que est salvando a EEUU de un frenazo brusco y, tal vez, de incluso una recesin. La inflacin del trimestre sigue prcticamente sin cambiar, en el 3,7%, casi dos puntos por encima del objetivo de la Reserva Federal, pero en su nivel ms bajo en dos aos.

El otro dato del da no ha sido oficial, sino uno emitido por la empresa especializada en recursos humanos ADP, segn la cual en el mes de agosto se crearon en EEUU 177.000 puestos de trabajo, menos de la mitad que en julio, y una cifra tambin inferior a los 200.000 que esperaba Wall Street. Esto tambin juega a favor de la Reserva Federal, que quiere que la creacin de empleo caiga por debajo de los aproximadamente 100.000 nuevos empleos mensuales que la economa debe crear para evitar que la tasa de paro suba.

As, Estados Unidos podra estar logrando la cuadratura del crculo – la mayor subida de tipos en cuatro dcadas, y las hipotecas ms caras en 21 aos – sin entrar en recesin gracias a su tremendamente expansiva poltica fiscal. La eurozona, que, como es habitual en ella, es mucho ms prudente desde el punto de vista de las cuentas pblicas, parece destinada a ms subidas de tipos y, tal vez, a una recesin.