Funcas detecta incertidumbre en el sector turístico por los cambios en el gasto y el consumo

El turismo español comienza a mostrar indicios de cambio. Después de un verano marcado por los altos precios y por un aumento en gasto tras los años de bajo consumo de pandemia, el centro de análisis económico Funcas, ya advierte sobre «cambios en patrones de comportamiento». La fundación considera que los factores como la alteración en el consumo o las perspectivas macroeconómicas en Europa introducen incertidumbre en el sector.

«El sector turístico ha superado la peor crisis de su historia», asegura el centro de investigación, no obstante, agrega que «este balance positivo no significa que el sector haya vuelto a donde se quedó a principios de 2020». En concreto, según informan desde el ‘think tank’, «los empresarios ven con alguna inquietud el futuro próximo por las perspectivas de desaceleración de la economía europea, la creciente competitividad del mercado turístico internacional y posibles cambios en los comportamientos de los turistas que afectarían a la demanda de servicios que ofrece el sector».

Hasta julio, el número de turistas procedentes de Reino Unido, Alemania y los países nórdicos cayó en comparación con los mismos meses de 2019, antes de la crisis sanitaria. Estos viajeros son los que, de media, gastan más por persona. A esto se añade que la demanda de servicios turísticos de ciudadanos del Reino Unido y Alemania presenta menor estacionalidad, lo que indica que los turistas de estas nacionalidades dejan de preferir la temporada estival para viajar a nuestro país. Esto, sin embargo, resulta beneficioso para los que distribuyen sus servicios a lo largo del año.

Asimismo, desde Funcas observan una variación en la duración de las estancias de los turistas internacionales: se reducen las de dos semanas y aumentan las más breves, que duran entre 4 y 7 días. Indican además que «de consolidarse esta tendencia al acortamiento de las estancias, podría contrarrestar el efecto positivo de la recuperación en el número de viajes sobre los ingresos totales del sector, toda vez que las estancias más cortas suponen, en general, gastos más moderados».

Gran relevancia del sector en el PIB y el empleo

En 2019, un año antes de la pandemia, la aportación del turismo al PIB en España se cifraba en el 12,6% y el empleo turístico se acercaba a 2,7 millones de personas. En 2021 todavía representaba en torno al 8% (en 2020 cayó hasta el 5,8%), pero en 2022 ya superó el 12%, según la estimación de Exceltur.

También de acuerdo con esta asociación que reúne a las compañías turísticas españolas más relevantes, en 2023 el PIB turístico crecerá, en términos nominales, el 9,4% respecto a 2019 (superando los 172.000 millones de euros), si bien en términos reales cerrará el año casi dos puntos porcentuales por debajo del de ese año. No obstante, otras fuentes estiman para 2023 un aumento real del PIB turístico respecto al año anterior a la pandemia.

Unido a esto, las actividades turísticas generaron el 25% de los trabajos en España en el segundo trimestre del año, ya que se incrementó un 5,4% el número de ocupados del sector turístico de nuestro país con respecto al mismo periodo de 2022, según la empresa especializada en recursos humanos Synergie.

Los pagos con tarjeta muestran agotamiento

Al análisis del centro de investigación se suman las conclusiones del último estudio de BBVA Research que, como ya informó ABC, mostraba un estancamiento en el gasto realizado con tarjetas de crédito por parte de los turistas extranjeros.

El informe del banco recoge que el gasto extranjero, tras haberse situado en máximos en mayo (58 puntos por encima que el mismo periodo prepandemia), se desaceleró y se mantuvo en torno a 50 puntos por encima de los registros de 2019 en el resto del periodo –hasta agosto–, sin reflejar picos.

Sobre las causas de esta circunstancia, los expertos de BBVA coinciden con los de Funcas en que la ralentización económica de Europa y la inflación está afectando en los datos del turismo.