La guerra entre Israel y Hamás amenaza con agravar los disturbios y frustrar las esperanzas de una mayor calma en Oriente Próximo

RIYADH, Arabia Saudita – Días después de que hombres armados palestinos de Gaza lanzaran descarados ataques contra el sur de Israel, matando a más de 1.300 personas en el mayor asalto al país en décadas, el conflicto amenaza con extenderse por todo Oriente Próximo.

En la Franja de Gaza, mientras el ejército israelí bombardea el territorio bloqueado con ataques aéreos y exige que más de un millón de sus residentes se trasladen al sur, los palestinos se atrincheran atemorizados.

En la frontera norte de Israel, el ejército se enfrenta a un grupo militante en Líbano.

En Irak y Yemen, grupos armados han lanzado amenazas contra Israel y Estados Unidos, su principal aliado.

Un hombre y un niño examinan los restos de las casas destruidas en un ataque aéreo israelí sobre Khan Younis, en Gaza, el miércoles 11 de octubre de 2023.(Yousef Masoud/The New York Times)

El jueves, la aviación israelí atacó los dos principales aeropuertos de la vecina Siria.

Panorama sombrío

Mientras el ejército israelí se prepara para una posible invasión terrestre de la Franja de Gaza, el infierno que brota de Gaza se está convirtiendo en una pesadilla potencial para toda la región, amenazando con desestabilizar no sólo Israel y los territorios palestinos, sino también Egipto, Irak, Jordania y Líbano.

Las autoridades estadounidenses han redoblado su apoyo a Israel, y el Presidente Joe Biden ha defendido el «derecho a responder» de Israel.

Los analistas afirman que el estallido de la guerra -y el ataque de Hamás que fue más profundo que cualquier cosa que Israel haya experimentado en décadas- no sólo es una conmoción para los funcionarios de la administración Biden, que recientemente habían estado promocionando sus éxitos en calmar las crisis de Oriente Medio, sino un revés importante para las potencias petroleras de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, que habían pasado los últimos años declarando su compromiso de aliviar las tensiones regionales y argumentando que era el momento de centrarse en el desarrollo interno.

Paz perdida

Esas esperanzas de relativa calma se han desintegrado, atemorizando a funcionarios, académicos y ciudadanos de a pie de toda la región.

La guerra de Israel se suma a varios conflictos que nunca se han calmado del todo, como los de Yemen y Siria, y a una guerra que estalló este año en Sudán.

«Estamos retrocediendo», afirmó Mohammed Baharoon, director de B’huth, un centro de investigación con sede en Dubai.

«De repente, volvemos a ver gente matando gente, y gente animando a otros por matar gente».

Aunque las monarquías del Golfo sobrevivieron a los levantamientos de la Primavera Árabe de 2011 y a las guerras que siguieron -emergiendo más ricas y poderosas a medida que los países vecinos se derrumbaban-, muchos de los problemas subyacentes que alimentaron las revueltas se han intensificado, incluidos los problemas económicos, la corrupción y la represión política.

Según los analistas, esto plantea riesgos para toda la región y deja a muchos países en una situación precaria mientras se desarrolla esta nueva guerra.

«Hasta que no empiecen a abordarse seriamente los factores políticos del conflicto, especialmente la mala gobernanza, será difícil que la estabilidad regional se afiance de forma seria», afirmó Anna Jacobs, analista principal para el Golfo del Crisis Group.

Funcionarios saudíes y emiratíes han pasado los últimos años promoviendo lo que describen como un nuevo enfoque, centrado en la diplomacia económica y la reducción de las tensiones.

En 2020, Emiratos, Bahréin y Marruecos establecieron lazos diplomáticos con Israel, dando marcha atrás en su postura de negarse a reconocer al país antes de la creación de un Estado palestino.

Este año, Arabia Saudita restableció lazos diplomáticos con Irán, su rival regional.

Y, más recientemente, funcionarios saudíes habían estado hablando con funcionarios estadounidenses sobre un posible acuerdo para establecer lazos con Israel.

Acuerdos en riesgo

Ahora, los dirigentes se esfuerzan por salvar sus planes en un aluvión de llamadas y reuniones. Qatar, Turquía y Egipto están trabajando con Estados Unidos para tratar de contener el conflicto a Israel y Hamás hablando con varias partes, incluido Irán, según declaró un funcionario árabe.

Si el conflicto alcanza de lleno al Líbano o si Irán se ve involucrado directamente en él, sería una catástrofe, afirmó el funcionario, que habló bajo condición de anonimato para no perturbar las delicadas conversaciones.

Ya hay indicios de un aumento de la agitación regional.

El ejército israelí lleva varios días enfrentándose a militantes en Líbano, hogar de Hezbolá, un grupo chiíta respaldado por Irán que es enemigo jurado de Israel.

En Irak, más de 500.000 personas llenaron el viernes la plaza Tahrir de Bagdad en una muestra de apoyo a los palestinos.

Convocada por el clérigo chiíta nacionalista Muqtada al-Sadr, la gente salió de los barrios más pobres de Bagdad para unirse en una oración del viernes sorprendentemente disciplinada y sólo ocasionalmente interrumpida por cánticos de «No, no a Israel» y «No, no a Estados Unidos».

También estallaron protestas el viernes en Jordania, Bahréin y Líbano.

«En este momento, hay muchos países de la región con jóvenes descontentos, malas economías, gente con dificultades en general que ven en esto una fuente de dignidad», dijo Mohammed Alyahya, analista saudí y miembro de la Iniciativa para Oriente Medio del Centro Belfer de Harvard, refiriéndose al ataque de Hamás.

Las opiniones a lo largo y ancho de la vasta región varían enormemente: muchos ciudadanos de a pie entrevistados por The New York Times afirmaron sentirse dolidos por la matanza de civiles israelíes, especialmente mujeres y niños, pero afirmaron que una ocupación degradante y de estilo colonial por parte de Israel ha sembrado la ira palestina.

Otros veían los ataques contra israelíes como una forma legítima de resistencia.

En Riad, capital saudita, un adolescente que había abandonado recientemente Yemen, su país devastado por la guerra, declaró el miércoles a un periodista del Times que su «único deseo en esta vida» era viajar para luchar junto a Hamás.

«Es una causa santa», dijo Abdullah, de 18 años, que pidió ser identificado sólo por su nombre de pila para evitar represalias del gobierno.

Los gobiernos autoritarios que no quieren provocar una reacción violenta se han enfrentado a un difícil ejercicio de equilibrismo al responder a los atentados, divididos entre la presión de los aliados occidentales para que los condenen y la opinión pública nacional.

Las entidades regionales con estrechos vínculos con Irán -conocidas como «el eje de la resistencia», que incluye a Siria y a grupos armados de Líbano e Irak- han respondido con más fuerza.

El grupo iraquí Kataib Hezbolá dijo que los ataques de Hamás «abrirían el camino a una nueva disuasión estratégica contra el eje sionista-estadounidense».

En Yemen, el líder de los combatientes houthis respaldados por Irán, Abdul Malik al-Houthi, declaró el martes que si Estados Unidos intervenía en Gaza, los houthis se unirían a la batalla con misiles y aviones no tripulados.

La posible escalada en Gaza «nos devuelve a la era del conflicto y la confrontación definida por el eje de la resistencia», afirmó Hussein Ibish, académico residente principal del Instituto de los Estados Árabes del Golfo en Washington.

«Nos retrotrae, no a la Primavera Árabe, sino a la pre Primavera Árabe: 2007 o 2008».

Desde entonces, el conflicto palestino-israelí ha sido el principal problema sin resolver en la región.

Azzam Tamimi, autor de un libro sobre Hamás que ha entrevistado a muchos de sus dirigentes y miembros, dijo que antes del atentado del sábado, Hamás estaba sometida a una creciente presión de sus partidarios para que respondiera a lo que consideraban la marginación de los palestinos y el aumento de la violencia contra ellos.

«El mundo ignoraba a los palestinos», afirmó.

El jueves, el jefe del Estado Mayor del ejército israelí, Herzi Halevi, dijo que sus fuerzas desmantelarían completamente a Hamás.

«Los quebraremos», afirmó.

Pero la historia de los intentos israelíes de acabar con la resistencia palestina con acciones militares sugiere que cualquier esfuerzo de este tipo no tendrá éxito, dijo Tamimi.

«Incluso si toda la población de Gaza es expulsada de la Franja y luego Israel interviene y se producen batallas callejeras e intentan liquidar al mayor número posible de combatientes,

¿qué ocurrirá después?», afirmó.

«Israel seguirá siendo para los palestinos una potencia invasora, una potencia ocupante, y entonces habrá una nueva generación que será más sofisticada».

«No hay otro camino que el reconocimiento de los derechos palestinos», afirmó.

La respuesta de Estados Unidos ha inquietado a muchos en Oriente Próximo.

Esta semana, Biden dijo: «Estamos con Israel».

Y el jueves, en Israel, el Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, dijo que sólo podía especular sobre los objetivos de Hamás al llevar a cabo sus ataques.

«La explicación más sencilla puede ser la más convincente: esto es pura maldad», dijo.

«Esta guerra ha demostrado la arrolladora tendencia de los países occidentales a apoyar a Israel en todo momento», escribió el novelista saudita Abdo Khal en una columna publicada el jueves en el diario Okaz.

«Como los resultados de esta guerra se conocen de antemano, la Franja de Gaza volará en pedazos: piedras, árboles y personas».

Casi 1.800 palestinos han muerto y más de 6.600 han resultado heridos desde que Israel comenzó el sábado a tomar represalias por los ataques de Hamás.

Para mucha gente que observa atónita desde toda la región, los atentados de Hamás dejaron al descubierto los riesgos de permitir que los palestinos sigan sumidos en la desesperanza, dijeron Baharoon y varios otros estudiosos.

«Su tierra se está reduciendo; sus derechos se están reduciendo», dijo, señalando cómo la privación puede alimentar el malestar y la violencia.

«La desesperación puede ser un arma muy importante».

c.2023 The New York Times Company