La lucha de las ciudades contra los perros: análisis de ADN y agentes especializados | Clima y medio ambiente

Quien sea observador extranjero de su ciudad ante diversas personas, incluida la policía local, así como los excrementos de un perro abandonado en la calle, deberá realizar una señal con un bastoncito. Un ciudadano no ha sido reconocido y realizará un análisis de ADN para intentar localizar al autor del delito. En Málaga, con alrededor de 600.000 habitantes y 59.000 hombres, este sistema se utiliza desde 2017 para el cuidado de gatos abandonados. Este no es un método único. El Ayuntamiento de Torrelodones (Madrid), con 25.000 habitantes y 7.000 personas, ha anunciado la creación de una plaza de agente médico-ambiente para el seguimiento de estas infracciones, entre otras funciones. Brunete, otro pueblo madrileño, tuvo que trasladar hace años la vida de sus perros a los barrios. Un operador municipal llama a su puerta y un amigo recibe un paquete. Desde allí para encontrarse con regalo. La lucha contra los excrementos de caña en las calles y parques de la ciudad es sofisticada y las multas han conseguido hasta 3.000 euros.

Calculado sólo en España vivir más de nuevos millones de perros y, aunque han mejorado con sucesivas campañas de diseño, las ciudades no pueden hoy hacer realidad la tecnología ya que ha alcanzado un comportamiento incívico de ciertos barrios que no reconocen las casas ni limpian la orina de edificios, edificaciones y mucho mobiliario urbano. “Se trata de abordar un problema de usabilidad, además de higiene y medio ambiente; Se va a encontrar con alguien en el ruedo donde están los niños”, explica José Vicente Pérez, director de Medio Ambiente de Alcalá de Henares (Madrid), un municipio de 200.000 habitantes y alrededor de 15.000 hombres, cuál es el sistema de análisis genético utilizado. en Málaga en octubre del año pasado, por lo que se acudió a estos controles y el que tuvo que determinar en 20 casos cuál es el perro a través del ADN, que se conserva en un registro municipal. Las sanciones oscilan entre los 600 y los 3.000 euros, según sobre la severidad: “Aunque el fin no es recaudatorio, sino de sensibilización”, declaró el editor.

El tubo donde se encuentra la guarda del ADN. Daniel Sánchez

En Málaga hubo un elevado índice de censura, 50.226 hombres, el 85% del total, y hubo 3.291 sanciones hasta el 31 de diciembre del año pasado, según datos oficiales. Esta cifra incluye la ubicación de las mascotas debidas para el análisis de ADN, la actuación de la policía local cuando cayeron sobre alguien en rastro y las denuncias de que el perro no fue incorporado durante el censo genético. “Entendemos que hay una gran concienciación ciudadana, y que en ella también influye la colaboración de los veterinarios, que plantean la necesidad de la doble identificación [microchip y ADN]», indican las fuentes del consistorio malagueño.

Para que el sistema funcione es imprescindible que todos los bastones estén identificados con su ADN en un padrón municipal. Los veterinarios deben ser informados por el veterinario de dónde tienen una muestra de saliva procedente de la realización de un análisis genético que capta el pelo de los perros. hojas. Este es un paso obligatorio, que indica la ordenanza municipal, que prevé sanciones en caso de incumplimiento. El trámite cuesta 36 euros y el ayuntamiento de Alcalá recibió una ayuda de 30 euros por barrio.

El sistema también pretende mejorar el bienestar animal al proporcionar un doble control sobre las cañas y contribuir a un menor número de abandonos. La identificación del perro es obligatoria en España, aunque el sistema utilizado puede variar. Lo más habitual es que lleve un chip de identificación electrónico ―con los datos de contacto del responsable― pero este estándar sigue presente y sólo el 34,3% de los perros reconocidos en las protectoras lo tienen implantado, según un Estudio Fundación Affinity. Piensa completamente explicando que: “Si un perro está inscrito en el censo genético de un Ayuntamiento y tiene una cámara. [todavía sin microchip] que el debido no quiere y abandona, los datos del ADN del progenitor pueden utilizarse para conocer al titular”. También es útil en el caso de perros que han dejado de usar el microchip.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.

Inscribirse

Una vez que el animal cuenta con la ficha genética correspondiente, habrá que ingresar a un capítulo con un código QR que el perro deberá llevar en el collar, además de una carne que requiere registro. Actualmente hay un total de 9.000 efectivos, o el 60% del total. El municipio de Alcalá de Henares considera que el método resultante es “una herramienta eficaz, porque notamos una bajada de la vista hacia la calle”.

Enrique Perigüel, director general de la empresa ADN Canino, asegura que tiene 90 municipios adheridos al procedimiento de reconocimiento de ADN, con más de 150.000 hombres. Para calcular el monto de los depósitos que se distribuyen a las calles, realice este cálculo: “suponemos que el 90% de los propietarios están reconocidos y que sólo el 10% no, lo que implica que las cuotas de 15.000 personas en Tenemos registrados nuestros invitados en la calle. Si es dos veces al día, son 30.000 al año”. La empresa compara el ADN de las hojas con la base de datos completa, ya que aparece como excremento encontrado en Benalmádena (Málaga) porque los datos genéticos están registrados en Paterna (Valencia), donde vive el can.

Otros municipios prefieren opciones diferentes. El Ayuntamiento de Torrelodones, por ejemplo, ha anunciado la convocatoria de unas jornadas de contratación a un agente de medios que intentará, entre otras cosas, que los vecinos no estén en la calle. “Tenemos derechos cívicos, pero todas las personas tenemos personas que no aceptan las órdenes y reciben muchas de ellas”, explican los ayuntamientos. Sé que los excrementos desaparecen del centro del pueblo, pero el problema persiste en las urbanizaciones, que son muchas. Hasta que se cree la plaza para el nuevo agente, el consistorio ha lanzado una campaña y los torrentes reciben una tarjeta donde explican que las sanciones pueden llegar a los 3.000 euros.

El ayuntamiento de Dénia (Alicante) se ha mostrado valorado en su última intención de conciencia cívica que le pide dar respuesta al móvil urbano paralizado por el pis de los canes: un banco sus 444 euros; una farola, 441 euros; una papelera, 185; y un bol, 72. Zaragoza, con un censo de 55.000 perros, también ha apostado por evaluar el coste del comportamiento deportivo en 2023 en la campaña bajo el lema “Nos gusta tu perro, sus cacas no. ¡Recógelas!’. Cada año se encuentran en la ciudad más de 13.000 kilos de excrementos de perros, lo que hace que en ocasiones paguemos 500.000 euros de gastos anuales sólo por este tipo de limpieza, que incluye el mantenimiento de los papeles de donde se recogen estos residuos.

En grandes ciudades como Madrid, con más de 280.000 censados, en Barcelona no hay manera de alejarse más de la obligación de registrar los depósitos en varios si no es completo y de la recomendación de diluir los orines «con una pequeña botella de agua». con gotas de vinagre”. Tampoco se puede repetir porque el excremento está dañado y tiene propiedades fertilizantes, porque se trata de un falso mito: “puede, además, provocar sustancias tóxicas para las plantas”, aconsejan las recomendaciones municipales de Madrid.

Puedes seguir un Clima y medio ambiente fr. FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_