“Nuestro sistema reduce el consumo de agua en un 95%”

-¿Qué os llevó a desarrollar un nuevo sistema de cultivo?

-Los factores que impulsaron el inicio de Groots fueron los siguientes: en primer lugar, la búsqueda de una alternativa a la agricultura tradicional y su consumo intensivo de recursos naturales; en segundo lugar, la aspiración de establecer un enfoque agrícola alternativo para el futuro, que anticipa una realidad más árida debido al cambio climático, marcada por un aumento de las zonas urbanas, la disminución de espacios disponibles y una menor disposición de la población para trabajar en la agricultura. Es crucial recalcar, sin embargo, que la agricultura vertical debe ser considerada como un complemento a la agricultura convencional, y no como una opción mutuamente excluyente. De manera similar a como los invernaderos revolucionaron la industria, la agricultura vertical también supone un hito transformador en la forma en que abordamos la producción agrícola

-¿En qué consiste vuestro sistema?

-Cultivamos en ambientes controlados utilizando una tecnología de agricultura vertical, que combina estanterías y torres modulares. Esto nos permite optimizar el uso del espacio y maximizar la calidad de las plantas. Implementamos métodos hidropónicos, en los que las plantas crecen en soluciones hídricas ricas en nutrientes, eliminando la necesidad de suelo.

-¿Por qué es más eficiente y sostenible?

-Reducimos el uso de agua en un 95% en comparación con la agricultura convencional, reciclamos agua y nutrientes, y utilizamos menos espacio para cultivar más. Operamos con energías renovables y nos ubicamos cerca de los centros urbanos, lo que minimiza nuestras emisiones de gases de efecto invernadero.

-¿Dónde estáis ubicados?

Hemos inaugurado una granja de agricultura vertical en Martorell, que abarca una superficie de 2.500 metros cuadrados, convirtiéndose en la más grande de España. Esta granja se ha desarrollado utilizando tecnología propia y tiene la capacidad de producir y procesar 350 mil plantas al mes. Previamente, contábamos con una granja de menor tamaño, que mantuvimos en funcionamiento hasta que tuviéramos la capacidad de producción suficiente en la nueva granja para poder cerrarla.

-¿Tenéis planes de crecimiento a corto plazo?

-Esperamos dar el salto al mercado nacional con la apertura de dos granjas similares en el área de Madrid y reforzar la presencia territorial con la apertura de una segunda granja en Catalunya. Nuestro objetivo es contar con un total de siete granjas productivas para finales de 2026.

-¿Qué tipos de productos se pueden cultivar mediante el cultivo hidropónico?

-Hemos cultivado con éxito más de 50 variedades de plantas, desde hierbas aromáticas y hortalizas hasta tomates, pimientos, fresas, lúpulo y plantas medicinales. La flexibilidad de nuestro sistema nos permite adaptarnos a las necesidades de cada cliente o mercado. Sí que es cierto que nuestra tecnología de cultivo vertical no es apta para cualquier planta.

-¿Qué papel tiene la tecnología en vuestro proyecto?

-La tecnología es fundamental en nuestro proyecto. Usamos sistemas automatizados y sensores para monitorear las condiciones de crecimiento, y un sistema de inteligencia artificial que optimiza estas condiciones, mejorando la salud y rendimiento de las plantas.

-Cómo funciona vuestro modelo de comercialización?

-Nos encontramos en 136 puntos de venta, dentro de los que se incluyen fruterías y tiendas a pequeña escala, tiendas y cadenas de mediana escala y cadenas de gran distribución. También ofrecemos nuestras variedades a través de tiendas on line.

-¿Y cuáles son los formatos?

-Por un lado, conos vivos con raíz, para una utilización continuada y mayor periodo de conservación. Por el otro, productos ready to eat, como un mix de ensaladas y hierbas aromáticas ya cortadas, enfocadas a la comodidad.

Noticias relacionadas

-Cuál es vuestra proyección de ventas?

-Según nuestras proyecciones, prevemos un crecimiento de las ventas de 2,8 millones de euros en el 2023 a 15,8 millones de euros en el 2026. Este crecimiento requerirá la contratación de más de 100 personas, lo que representará un aumento del 525% en el número de empleados en tan solo cinco años.