Premier League: La ocurrencia de Arteta para quitar «estrs» a los jugadores del Arsenal: un perro dentro del vestuario

Actualizado

El tcnico incorpora a una labrador para ayudar mentalmente al equipo, pero los expertos del sector recelan: «Es un problema si no hay un profesional al cargo».

Arteta y los jugadores, con Win.ARSENAL FC
  • Premier League Clasificacin

«Es preciosa!», «Oh! Ahora mismo me hago del Arsenal», «los perros son realmente increbles» y as un milln de comentarios y de emoticonos cariosos. Hace unas semanas, en ‘X’, la casa del odio, el Arsenal public la foto oficial del equipo de esta temporada y todo fue amor. Por qu? Porque delante de los jugadores y del entrenador, el espaol Mikel Arteta, estaba ‘Win’, la labrador retriever que desde la pasada primavera acompaa al conjunto.

A peticin del propio Arteta, ‘Win’ vive en la ciudad deportiva de London Colney, al norte de Londres, para que jugadores como Martin Odegaard, Aaron Ramsdale o Bukayo Saka puedan «desarrollar entre ellos un ambiente familiar» y «reducir su nivel de estrs», segn el tcnico. La idea parece brillante. Un estudio reciente de la Universidad de Lincoln, precisamente en Reino Unido, demostr que los niveles de cortisol -la hormona del estrs- bajaban considerablemente en adolescentes que asistan a terapias con perros incluso cuando slo haban completado una o dos sesiones. Pero hay un pero. O unos cuantos.

«La relacin con los perros est muy romantizada. La simple presencia de un perro no crea un efecto. Parece fcil, ‘meto un perro en un vestuario y el ambiente se relaja’, pero no funciona as. El perro es una herramienta para trabajar objetivos de manera diferente, debe haber un profesional detrs, se deben evaluar los resultados y hay que pensar en la salud del animal», expone Mireia Bosch, psicloga, directora de Entrelazadogs y coordinadora del mster en Terapia asistida con animales del Instituto Superior de Estudios Psicolgicos (ISEP) de Barcelona. Aunque las terapias ms conocidas con animales son los acompaamientos con caballos o perros a personas de avanzada edad o a menores con autismo, desde hace aos tambin se utilizan para ‘coaching empresarial’ y gestin de grupos, la rama que ahora descubre el Arsenal.

Win, en su trono.
Win, en su trono.EL MUNDO

Segn expone Bosch, en estos casos, «se busca romper con las jerarquas y destensar el ambiente. A los ojos de un perro no hay entrenador, ni capitanes, no hay rangos y adems un jugador no debe mostrarse siempre fuerte, puedo ser como es. Eso es muy til en un vestuario». «El problema es que en el caso del Arsenal no parece que haya un profesional que conduzca estas sesiones», apunta Bosch y tiene razn.

Por la informacin que ha proporcionado el Arsenal, Arteta escogi a la propia ‘Win’ como mascota del conjunto y sta «vive con un miembro del personal de London Colney». De hecho, desde el adis de David Priestley, que estuvo en el club desde 2014 hasta la llegada del entrenador espaol, el equipo oficial no ha hecho pblico si trabaja o no con un terapeuta. «Siempre hablamos de ser una familia y de estar unidos. Realmente siento que somos una familia y necesitbamos una mascota que representara eso. A Win la eleg cuidadosamente y, en mi opinin, es la perfecta representante de lo que somos ahora. Su nombre es Win y necesita mucho amor: para ganar siempre necesitas mucho amor», comentaba Arteta en mayo a la web ‘gunner’.

«Es un problema si realmente no hay un profesional al cargo. Para reducir el estrs en un grupo hay que organizar sesiones continuadas en las que el perro sea protagonista, aunque no tenga un papel activo. No debe ser un circo, un entretenimiento, hay que saber qu exige cada momento», analiza Bosch con una preocupacin final: Quin cuida de Win?

«Win debe de tener sus descansos»

«Posiblemente sea el asunto ms delicado. Una labrador seguramente sea muy tranquila, pero necesitar igualmente un gua que la ayude. Debe de tener sus descansos, sus paseos de descarga, un protocolo para desestresarse… en un post-partido, por ejemplo, se viven cosas realmente potentes y cualquier perro es un canalizador de emociones. He visto animales con ataques epilpticos por trabajar muchas horas con mucha gente, animales con diarreas tras una discusin o un episodio de tensin… La iniciativa de incorporar un perro a un vestuario deportivo es superinteresante, se estn haciendo programas muy chulos en muchos mbitos, pero hay que hacerlo bien», finaliza Bosch, que reclama un ejercicio de responsabilidad

«Es preciosa!», «Oh! Ahora mismo me hago del Arsenal», «los perros son realmente increbles», se lea en ‘X’ bajo la foto oficial del Arsenal esta temporada con Win al frente y todo fue amor, pero hay unos cuantos peros.