Rafael Guzmán, nutricionista: “No es normal venir cinco veces al día” | Compañía

En la piel bronceada y el aspecto esbelto y atlético de Rafael Guzmán (Ciudad Real, 51 años) están las claves que le han convertido en un referente de la medicina preventiva y el nutricionismo en España. Desde un rincón de Córdoba, Guzmán atiende a pacientes que atraviesan muchos puntos de la geografía española con múltiples patologías. Su objetivo no es recuperar la versión más primitiva del ser humano: volver al sol, disponer de gran parte del día y consumir solo alimentos originales de nuestro ecosistema que nos pueden horrorizar en muchas visitas a la consulta médica. Este experto en psiconeuroinmunología, director de la clínica metodológica de Córdoba, siguió sus estudios sobre el comportamiento humano en Estás a salvo, estás en casa. (Espasa), un libro que explica cómo es el entorno en el que vivimos y nuestros hábitos más sencillos pueden entender nuestra salud. Recibe EL PAÍS para la entrevista con El nuevo mañana.

Pregunta. Durmió poco para viajar temprano a Córdoba y llegar a un café. ¿Empezamos mal?

Respuesta. Impiezas mucho mal, porque falta hora del día del sueño, aunque sea de manera puntual, trae consecuencias muy negativas. Entonces sólo una hora menos, esto compromete significativamente el sistema cardiovascular. Hoy en día, la probabilidad de sufrir un accidente cardiovascular ha aumentado un 24%.

P. ¿Y el café?

R. El café se considera una medicina que cambia nuestro comportamiento. Si tienes insomnio, este café es hackando una ruta metabólica y, por ejemplo, tendrá consecuencias en tu sangre. Todo lo que sucede durante el día se repite durante la noche. En las mejores condiciones, el cuerpo tarda 11 horas en eliminar la cafeína. Si he dormido poco y hay situaciones de verano, podemos hacerlo a las 20.

PAG. No dejes ningún espacio ni sartén… ¿Qué ha tomado usted a esta hora?

A. Tengo que decir que yo no desayuno nunca. Ayunar es bastante natural como dormir, está implícito en la vida del ser humano. Lo que no es fisiológico llegó cinco veces durante el día. Nuestros genes se vuelven frágiles en un ambiente deficiente en energía y nuestro cerebro espera recibir lo que ha recibido durante siglos: horas de ayuno. Nunca el être humano ha ido a cazar con la panza llena. Pero es bueno, en cualquier caso, y una dieta saludable debe incluir proteínas. Los estudios científicos aseguran que las personas que diseñan proteínas para la madre son más capaces de tomar decisiones correctas durante gran parte del día. Las frutas secas crudas y grasas también son saludables. Respetar los aceites, sólo destierro los productos refinados. Puedes tomar trigo sarraceno o centeno puro. Para la cerveza, la achicoria, que es un prebiótico, acompañada de aceite de coco y mantequilla, que es donde ya sabéis como yo. burbujaprof.

PAG. ¿Lo estamos haciendo allo mal por lo tanto?

R. El problema es que vivimos en absoluta contradicción con las leyes que rigen nuestra vida y esto se traduce en enfermedades. Nuestra sociedad está encerrada: ayer, 19 de febrero, había 1.150.000 personas con cáncer en el mundo este año. Se gastaron más de 1.700 millones de dólares y 900 millones de dólares en obesidad, y más de 144.000 se suicidaron.En cuanto a España, alrededor del 62% de la población desde hace unos 15 años ha sido diagnosticada con patología crónica y en tratamiento farmacológico. Hay mucha gente encerrada, y eso se debe a que estamos alterando las leyes que rigen nuestras vidas.

PAG. ¿Cómo llegamos a esto?

R. En principio evaluamos muchos riesgos y pensamos que no arriesgamos nada. Pero sin duda, uno de los grandes problemas del ser humano es la autorreferencia. Estamos en este mundo temporal, preocupados por la industria alimentaria y tecnológica que tiene un mundo artificial normal y el problema es que hemos prevalecido y no tenemos dudas sobre si estamos siendo buenos o malos. Ya hemos aceptado la decisión de la dirección. Somos seres tribales. No hay dietas para las leyes de la naturaleza, ni dietas para las leyes de la industria.

Guzmán posó durante la entrevista en el Palacio de Congresos de Córdoba, el pasado 19 de febrero.PACO PUENTES

PAG. En este libro no necesitamos hacer amigos: ya es un lugar muy malo en la industria alimentaria, pero también en la cosmética y la farmacia.

A bueno…. Por ello, al final del libro hay una extensa bibliografía. Los europeos nos exponen diariamente a 75.000 sustancias tóxicas, procedimientos alimentarios, desodorantes, cremas. Y los productos farmacéuticos están ahí para los usuarios cuando realmente los necesitan, lo que nos hace preocuparnos por su mal uso. Nuestra sociedad y nuestra salud son centristas agrícolas: los seres humanos estamos vivos hoy en la era de la yaísmo, tenemos una solución rápida y sencilla sin resolver el desperdicio de energía. Entonces, ¿me duele la cabeza? Yo voy por una pastilla. ¿Soy poco fértil? Yo hormonal. Pero no analizamos nuestros hábitos de vida, y estamos ahí para encontrar la explicación a todo lo que sucede.

PAG. ¿Somos lo que dormimos o somos lo que comemos?

R. Sabemos que dormimos primero, porque el sol es vida: cuanto más duermas más vives. Y eso no es lo que hacemos, es que absorbemos la comida. Te pongo un ejemplo: las verduras, bien consideradas y cocidas, inhiben las enzimas que liberan nuestro páncreas y contribuyen a la absorción de nutrientes. Esta es la razón por la que la gente que viene a levantarse tarde para descansar y con gases. El organismo de protesta. ¿No es un insecto picar o un vegetal que viene, porque sabe que está muerto? Son muy pocos los bichos que toleran las legumbres químicas. Es la espuma que vendemos cuando echamos agua a los garbanzos como la llama sapolina y que provoca muchos problemas intestinales.

P. ¿Y qué vamos a hacer en España sin los platos de cuchara, por lo tanto?

R. Aquí una cosa es: las verduras nos hacen sagradas en casa y estamos muy ocupados en nuestra cultura. En nuestra opinión, la legumbre es un superalimento y este trabajo está dedicado a cabezas y cocinas. Todo lo que es de uso habitual se normaliza y quedará obsoleto, no lo cuestionamos. Pero aplicando el sentimiento común, tenemos la sensación de que cuando el cuerpo funciona bien no genera síntomas ni signos. Pero si tenemos algo y después tenemos flatulencias, gases o secreciones, esta es la señal de que nuestro cuerpo lo está haciendo. Es un sentimiento común. Con gente que viene cada 10 días, nos va bien.

PAG. También mencionaste en tu libro que el cuerpo humano no está preparado para consumir alimentos de otras latitudes.

R. En principio, aquí también hay una indicación duradera: si pienso en el desperdicio de energía que se requiere para rastrear una piña desde Costa Rica hasta España, mi conciencia no me permite comerciar. También hay otra explicación: el suelo es el que le da energía a la comida y cuando el suelo que es mi piel es el mismo que hace la comida que voy a venir, hay una coherencia vibratoria de los electrones que traen el suelo. eso, traducido al lenguaje bioquímico, que significa que los alimentos que consumo en mi región, que están bañados por el suelo que recibo sin tener una capa de plástico para el medio ambiente, se jacta de aportar más energía y más nutrientes que los que vienen desde fuera.

PAG. ¿Por qué hemos convertido el suelo en nuestro enemigo? Un capítulo de tu libro tiene su título. Donde entró al suelo, no entró el doctor.

A. Es ignorancia. Se nos considera en el suelo como si sólo se tratara la radiación ultravioleta, porque es una parte infinita. Y dejamos este espectro de luz al resto de longitudes de las ondas electromagnéticas que plantearon. Pero cuando la piel se expone al suelo con todo este abanico de ondas, se convierte en nuestra amiga, y es nuestra protectora: regula más de 1.300 genes, provocando la horrible pérdida en el sistema inmunológico. Como escribí en el libro, los estudios de protección de suelos fueron creados por personas que permanecían permanentemente durante los meses de baja tecnología, en oficinas de trabajo, y que, durante los meses de verano, exponían su forma al suelo, sin tener en cuenta la nutrición. y otros. posibles factores de estas personas. Somos extremadamente reduccionistas. Hay estudios que aseguran que las personas que trabajan en el suelo son las que menos se ven afectadas por el cáncer de piel. La clave está en la exposición de la paulatina para crear un escudo solar: nos alimentamos bien y nos exponemos un poco al suelo. Isa es la clave.

PAG. ¿La noche sola es lo que se necesita para dormir?

R. Toda la actividad diurna que tuvimos durante la noche nos provocó un diferencia horaria social. Ven y haz que te deporten tus actividades diurnas. Hacer una vez que te guste la tierra es una ley natural y, por tanto, hay consecuencias para la salud.

PAG. Uno de los consejos que debes dar a tus pacientes es que dejen de usar pijama.

R. Si estás acompañado eres consciente de que el pijama está en el cajón, el ser humano tiene un cuerpo maravilloso, una fuente de secreción de hormonas y neurotransmisores que es la piel. Un organismo de dos metros con capacidad de producir prácticamente cualquier cosa que los humanos necesiten para sobrevivir. Hay dos sustancias que se liberan cuando entramos en contacto con la piel: la serotonina y la oxitocina. La primera es la hormona de la felicidad y el equilibrio del estado de ánimo, la vida y el tomo de las decisiones correctas. Nuestros protegidos también contra patologías cutáneas son una forma muy barata de ahorrarnos la consulta del dermatólogo. Y la oxitocina es la hormona de la empatía, el apego y el vínculo del amor. Aunque parezca mentira, cuando tenemos más oxitocina, menos ganas de dulce.

PAG. Doctor, vamos a tener una entrevista de 45 minutos. ¿Es hora de levantarse, o al menos levantarse y hacer algún tipo de ejercicio?

A. Amigo del pecado. Estuve una hora sin llegar a las consultas, pero el resto del día me dio alarma. Durante 40 minutos me levanto y hago dos minutos de ejercicio intenso: flexiones, flexiones, etc. Cada ejercicio que favorece la contracción de las masas musculares.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_