Un árbitro anuló un gol tras llamar por celular en un partido en Portugal – Fútbol Internacional – Deportes

El fútbol colombiano se sacudió el pasado 19 de mayo, cuando el árbitro Gustavo Cortés tomó una polémica decisión en un partido clave del torneo de ascenso entre Deportes Quindío y Llaneros.

Cortés, que acababa de darle al Quindío un gol en fuera de juego, luego pitó un penalti a favor de Llaneros por una supuesta mano.

Las repeticiones de TV mostraron que la infracción no existió y el central terminó reversando la decisión luego de mirar la jugada en un teléfono celular. Cabe recordar que en la B no hay VAR.

El penalti que se anuló tras una llamada por celular

Este fin de semana se registró un hecho similar, pero esta vez en Portugal, durante el partido entre el Porto y el Arouca. El árbitro central, Miguel Nogueira, tomó una polémica decisión.

Nogueira sancionó un penalti por una falta inexistente contra el atacante del Porto Mehdi Taremi. El VAR lo llamó para que revisara la jugada y mientras se dirigía hacia la pantalla, perdió la comunicación con los encargados del videoarbitraje. Inmediatamente, a Nogueira le pasaron un teléfono para que siguiera hablando con el VAR y, finalmente, decidió echar para atrás la jugada, sin poder ver de nuevo la acción por TV.

Analistas arbitrales dijeron que la decisión que tomó Nogueira fue errada, no porque no hubiera penalti, sino porque no podía apoyarse en otro tipo de ayudas externas distintas al VAR.

Por esta razón, ante la pérdida de la señal, el central debió haberse quedado con lo que vio en la cancha, así estuviera errado.

La decisión tomó varios minutos y en la reposición pasó de todo: Nogueira pitó otro penalti para el Porto, este sí correcto, que erró el brasileño Galeno, a los 90+15, y, finalmente, el local, que perdía 1-0, encontró el empate con un tanto de Evanilston a los 90+19.

DEPORTES

Más noticias de Deportes