Un caso fuera de quicio

En planas y altavoces andan a la gresca el cabildo catedralicio y el cabildo municipal, mor de ruidos excesivos y otros desmanes que afectan, en mucho o en algo, al entorno monumental más importante de la ciudad de Lugo: catedral, palacio episcopal, plaza de Santa María. Como no hay costura por donde no se cuele el piojo de la política , los curas hablan de cristianofobia y los munícipes de ‘bngfobia’, pues resulta que, casualmente, los alborotos festeros son competencia del clan nacionalista del gobierno local. O sea, desmelenados los unos y desmelenados los otros . Y pillada en medio, la señora alcaldesa, siempre escrupulosamente institucional y correcta, como cuando estudiaba en las monjitas ribadenses del Sagrado Corazón. Quizá estemos,… Ver Más